Se cumple prognosis al arreciar campaña perversa

12 Ago

El Salvador se mueve entre pelitos y encrucijadas, cosa que no es ni sana ni conveniente para la salud política, social y económica del país.

Jorge Castillo /Politólogo/ Jueves 8 de agosto de 2013

tomado de: Diario el mundo.

En el mes de junio y como resultado de analizar algunas variables de incidencia, tanto en la derecha como en la izquierda, a través de esta página de “Opinión” orientamos una prognosis política en el sentido que se produciría una inminente campaña electoral oscura y perversa, resultando certera tal inferencia anticipada. La misma ha iniciado con la proyección de diversos anuncios publicitarios del partido ARENA en los que se hacen señalamientos contra algunos diputados que integran el bloque FMLN-GANA-PCN. Se trata de propaganda gris que busca explotar la fragilidad ética en el historial de los personajes señalados.

Por ser una actividad que requiere gran  cantidad de fondos se enmarca dentro de la estrategia electoral diseñada por ARENA. Busca cohesionar su voto duro mediante la emisión de mensajes de corte autoritario y duro. Pretende además, explotar los errores cometidos en el pasado por políticos que integran el bloque oficialista.

Es obvio que se persigue desgastar al “Movimiento de Unidad” que lidera Antonio Saca, atacando faltas morales cometidas por cabezas visibles del bloque, como: Francisco Merino y Guillermo Gallegos, sin que ello impida hacer señalamientos  contra de Rodrigo Samayoa, Sigfrido Reyes y David Munguía Payés.

Dentro de esa misma línea de acción política debe interpretarse la exigencia de destituir al actual ministro de la Defensa Nacional, General David Munguía Payés, por considerar que éste ha emitido juicio político contra el candidato presidencial de ARENA, lo que iría en contra del principio constitucional de apoliticidad que tiene la Fuerza Armada, institución que goza de un alto prestigio por la aceptación de su rol en la nueva realidad de paz.

Por cierto, quienes la han conducido después de los Acuerdos de Paz se habían mantenido al margen de cuestionar a representantes de la clase política.

En dos artículos de opinión publicados por Diario El Mundo, uno en diciembre del año pasado (Pacto por El Salvador) sosteníamos que era imperativo anteponer los intereses y objetivos de El Salvador muy, pero muy por encima, de los mezquinos intereses personales y avanzar hacia un “Pacto por El Salvador” en similar forma como lo hizo México con el Presidente Enrique Peña Nieto.

En otro, publicado en enero de este año (Hacia la Concertación Nacional) insistimos en la necesidad de darle vuelta a la página de la confrontación, escribiendo una nueva, conciliadora,  porque sin estar unidos no podríamos hablar de desarrollo. Sin embargo, el liderazgo político partidario, tanto de la derecha como de la izquierda, muestra tal nivel de sordera y desprecio hacia todas aquellas sugerencias de la sociedad civil que vayan en pro de la concertación, que prácticamente resulta imposible seguir cuestionando sus erráticas conductas, porque la borrachera del poder obnubila el buen juicio que quizá nunca tuvo la actual clase política.

Como lo dijimos el mes pasado, El Salvador se mueve entre pelitos y encrucijadas, cosa que no es ni sana ni conveniente para la salud política, social y económica del país. Un eco de ello se evidencia en los vehementes y recientes llamados de los representantes de la comunidad internacional en el país, concretamente de los Estados Unidos, al insistir en la necesidad de mejorar el clima de inversiones, justamente porque observan que esta dinámica de confrontación política resulta contraproducente, además de ser una malísima señal para potenciales inversionistas.

Como es lógico suponer, de toda acción emprendida deberá esperarse la correspondiente reacción, más si se trata de actividades que generan renta electoral. Ello significa que más temprano que tarde, en el escenario electoral se observarán otros anuncios publicitarios que contendrán nuevos señalamientos que aludan a otros personajes de derechas e izquierdas. Esto producirá el ahogamiento de las ideas frescas e innovadoras que esperan escuchar los electores dentro de las plataformas programáticas de los candidatos.

Si se mantiene este tipo de campañas grises, todo debate presidencial sería una  actitud hipócrita. Esa poca seriedad podría terminar desencantando al medio millón de votantes –aproximadamente– que en definitiva son los responsables de inclinar el fiel de la balanza para elegir al nuevo Presidente. Sabemos que el voto duro de los partidos mayoritarios no puede, por sí solo, dar victoria alguna sin el concurso de aquella masa de electores, oculta dentro de las encuestas porque se decide al momento de votar, no antes.

Las campañas perversas, grises y denigrantes, no abonan en nada. Al contrario, perjudican en todo, porque resultan en señalamientos que soslayan el uso de la vía jurídica para denunciar responsablemente un ilícito. Dejar de lado esa vía legítima, es decir, no utilizar el andamiaje provisto por la institucionalidad democrática, hace que este tipo de señalamientos no pasen de ser pírricas acusaciones políticas.

La grandeza del país no puede emerger nunca de la estrechez mental de los creadores de este este tipo de campañas perversas. Infelizmente, lo que se logra es despertar la “bestia adormecida” que cohabita en el interior de todo ser humano y la consiguiente reacción, a veces mucho más baja. Todo, en el marco del hasta hoy perenne círculo vicioso en que se mueve la política de nuestros pequeños y endeudados países que merecen un mejor futuro.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: