Galería

Norma Guevara: “Lo que falta nos corresponde a las generaciones presentes”

13 Ene

Norma Guevara, Coordinadora del Grupo Parlamentario del FMLN, ex integrante de COPAZ.

Redacción Diario Co Latino

Norma Guevara, Coordinadora del Grupo Parlamentario del FMLN, ex integrante de COPAZ. Gabriela Castellón Fajardo Redacción Diario Co Latino Norma Guevara, jefa de la fracción del FMLN, en la Asamblea Legislativa, y quien fue miembro de la Comisión Nacional para la Consolidación de la Paz (COPAZ), una entidad resultante del Acuerdo de Paz, habla sobre su percepción de la situación nacional luego de la firma de los acuerdos, hace 20 años. Guevara cree que aún hay una deuda con la memoria histórica. Asimismo, asegura que la firma de la paz es el acontecimiento de “mayor valor democrático” vivido en estos dos siglos. – ¿Cómo vivió el momento en que se llegó al acuerdo de la firma de la paz? Tuve el privilegio de ser parte del grupo de salvadoreños que acudimos a Chapultepec. También fui parte de COPAZ, que antes de los Acuerdos contribuyó a finalizar algunos aspectos, como la ley de reinserción de los excombatientes. COPAZ se reunía en México, no aceptaba reunirse en el país, sino que hasta la firma de la paz se formalizó su nombramiento mediante ley. Tuvo una etapa decisiva que contribuyó a la firma de los acuerdos. Yo representaba al partido UDN (Unión Democrática Nacionalista), junto con el compañero Mario Aguiñada Carranza y dos personas de cada partido, dos representantes del FMLN, del cual fue encabezado por Roberto Roca (Francisco Jovel). Estábamos con el Dr. Calderón Sol, Fidel Chávez Mena y una cantidad importante de políticos. Contribuimos a esclarecer aquellos aportes, que en materia legislativa se debieran aprobar, después de los Acuerdos de Paz, como el tema de los lisiados, los afectados por el conflicto, indemnización a las víctimas, parte electoral; el establecimiento como acuerdo de esa comisión especial electoral, que tradujo el código viejo a un código electoral de postconflicto. Estuvimos muy de cerca en esa condición. Mi vivencia fue estar cerca de la negociación en un esfuerzo que el mismo FMLN abrió, para probar si de verdad el régimen político estaba dispuesto a tolerar la participación política de la izquierda en el plano abierto, social. Estuvimos muy emocionados en ese Castillo de Chapultepec. Pudimos compartir con muchas personas que fueron testigos de aquél acontecimiento. – ¿Cree que el asesinato de los Jesuitas de la UCA fue determinante para la apertura de la negociación, o se lo adjudica a la ofensiva? Lo que quisiera pensar es que la brutalidad contribuyó a que el mundo tuviera conciencia de que era un régimen al que había que pararle la mano. Hubo más compromiso de la comunidad internacional, de apoyar al pueblo salvadoreño en un esquema de solución. Es toda una lucha, de la cual los jesuitas fueron parte en el impacto en la conciencia nacional y mundial, que debe haber llevado a muchos al convencimiento de que a la dictadura había que detenerla y que se abriera un camino democrático y de reconciliación. – ¿Cómo definiría el antes y el después de la firma? Es sencillo: dictadura y transición democrática. Fin de la dictadura, en la guerra es la expresión de un régimen de dictadura con intervención y apoyo externo, y la paz es el inicio de un proceso que hemos transitado hacia la democracia y que debemos cuidar y consolidar. – Luego de las negociaciones, ¿se puede considerar que hubo un “empate” entre ejército y guerrilla? Los discursos centrales expresaron… El presidente (Alfredo) Cristiani, entonces, dijo “no venimos a una paz preexistente”, o sea que él reconoció que nunca antes hubo paz. No es que pasamos de un estado de paz a un estado de guerra, para volver a la paz. Él reconoció que eran la violación a los derechos humanos y los problemas internos los que causaron el conflicto. Ese reconocimiento, en su momento tiene un valor grande. O el discurso de Schafik, cuando dice que “no venimos como ovejas descarriadas que vuelven al redil”; sino como “enérgicos transformadores a luchar por los anhelos, tanto tiempo sostenidos por el pueblo salvadoreño”. Entonces, en ambos discursos hay un elemento común. Es el deber de ambos de construir la democracia del país. Y cuando vemos la democracia como el camino, significa que ambos estábamos reconociendo que había un régimen político de dictadura que había que dejar atrás. – Cuando se realizaron las negociaciones entre ambas partes, ¿se pensó en el período de postguerra? En temas como la salud mental o la situación económica, para reinstalo de… Hay un capítulo que se llama Foro Económico Social, que significaba la apertura de un nuevo diálogo, que permitiera resolver los problemas económicos sociales. Desafortunadamente, la derecha bloqueó la formación del Foro. Allí ya no era el FMLN, era del movimiento popular, de la empresa privada y el Gobierno. Pero los tres actores, especialmente el Gobierno y la empresa privada, no tuvieron la visión de construir y potenciar una dinámica de progreso económico social en armonía, que lo dejó planteado el Acuerdo de Paz. El FMLN se preocupó en buscar el compromiso de que el Estado viera mecanismos para la reinserción productiva de los excombatienes de ambos bandos, aspectos que no obtuvo en su momento apropiado la respuesta suficiente. Hubo respuestas limitadas y parciales. Al movimiento social se le dio la espalda. La respuesta económica y social no fue la apropiada para que la reconciliación tuviera un soporte de desarrollo material y psicológico de armonía. Satisfacer las necesidad de un pueblo no es de “ser buenos” con la gente, sino de ser justos y reconocer los derechos que todos tenemos. No hubo voluntad del Gobierno. Producto de eso, tenemos ahora inconformidad, problemas e insatisfacciones y un esquema que se derivó en desigualdad. – En relación a los apoyos internacionales, cómo valora la ayuda a las partes involucradas, luego de… No fue a las partes, fue al pueblo. El apoyo de la comunidad internacional fue, por ejemplo, para comprar tierras y que estas se distribuyeran en el Bajo Lempa. Fue el único proyecto en el tema de tierras, pero fue un acuerdo importante. Pero esta cooperación no es que haya sido dada “aquí te doy FMLN”, al gobierno sí. Al Estado, pues. Por allí se canalizaron programas que realizó FEPADE, FUSADES, instituciones afines al Gobierno, que tuvieron en sus manos desarrollar algunos programas, para los cuales la cooperación dio financiamiento. El apoyo fluyó para que se creara la PNC, ese no es apoyo a las partes, sino al país. – ¿Qué cree que fue lo más simbólico, del desarrollo democrático, luego de los Acuerdos de Paz, y qué cree que hizo falta? En el desarrollo democrático, la transformación del FMLN en partido es lo más perdurable, autónomo y que, a pesar de intentonas de frenar eso, mostró vitalidad. La existencia misma del FMLN, como partido mismo, es u gran acontecimiento. Su reconocimiento tiene que ver con que se le puso fin a la dictadura. Asimismo, el desarrollo de la legislación electoral, porque ya en los Acuerdos estaba que debe haber concejos plurales, que debía haber registros único de personas, que tardó mucho y que todavía es muy deforme y tiene algunos defectos. La legislación electoral no tuvo el desarrollo que debía tener, en consecuencia con el espíritu avanzado de los Acuerdos de Paz. El fraude electoral fue uno de los temas de los Acuerdos, porque se reconocía que la falta de democracia política había sido uno de los motivadores del conflicto. – ¿Cree que se han cumplido a cabalidad los Acuerdos? En términos generales, los acuerdos tiene un nivel de cumplimiento, digamos, satisfactorio; en materia de derechos humanos y del combate a las estructuras paralelas que generaron violencia y muerte, hay informes que demuestran que no se hizo suficiente y hubo pistas para ir sobre eso. Esa sí, es una semilla de impunidad. Hay mucho por hacer en el mismo espíritu de los Acuerdos de Paz; ya no podemos, las generaciones de hoy, culpar a los Acuerdos. Es un desafío que tenemos y un marco institucional suficiente para luchar y defender el espíritu de los Acuerdos y buscar que las instituciones respondan. Por ejemplo, el rendimiento del sistema de justicia, para los niveles de delincuencia que tiene El Salvador, es todavía muy insuficiente. Está muy por debajo de una expectativa y de una necesidad del pueblo salvadoreño. – ¿Cree que hubo una deuda importante que no se retomó? No podemos hablar de deuda, los acuerdos son lo que la correlación permitió tener. No podemos culpar de olvido, llegamos hasta donde la correlación en los acuerdos podían dar. Lo que falta nos corresponde a las generaciones presentes, agregarlo como demanda. No olvidar y luchar por lo que nos falte para el desarrollo de nuestra patria. – En el marco de la conmemoración de la firma de los Acuerdos de Paz, ¿qué mensaje le enviaría a los diversos sectores de la sociedad? Creo que vale la pena, después de 20 años, donde hay generaciones de personas que hoy son actores relevantes de la sociedad, y que estaban naciendo, tenían un año, cinco años, quiere decir que aquí hay una deuda de memoria histórica, de recordar qué generó el conflicto, qué resolvió la negociación, qué significan los Acuerdos de Paz y qué no se le puede achacar a los Acuerdos y que son deudas sociales, políticas o culturales del presente, que las tenemos que asumir. Lo que sí es claro es que el acontecimiento de mayor valor democrático, político, social y de justicia que tuvo nuestra patria, en estos dos siglos, ha sido este capítulo. Es como una refundación del país para buscar recuperar la soberanía, y la soberanía supone que los ciudadanos tomamos en nuestras manos el destino y la edificación de una sociedad más justa, más humana, más solidaria y mejor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: