Galería

“Arena cedió al PCN la Corte de Cuentas porque necesitaba pasar leyes”

14 Dic

Ernesto Muyshondt, director de información de Arena

El encargado de comunicaciones de Arena admite que una omisión importante de los gobiernos que presidió fue consentir una institucionalidad que requería fortaleza. Como la Corte de Cuentas, que fue feudo del PCN durante casi tres décadas. Los votantes deben creer que son un partido renovado que está listo para demostrar que ha corregido el camino y por eso Arena espera la confianza de los ciudadanos en 2012.

Por Gabriel Labrador y Jimena Aguilar

Publicado el 8 de diciembre de 2011       elfaro.net

Ernesto Muyshondt es el director de información del máximo organismo dirigencial del partido Arena, el Consejo Ejecutivo Nacional (Coena). Fue nombrado vocero del partido hace menos de dos meses, en clara apuesta por mostrar una imagen de una Arena renovada. Cada vez que se le presenta la oportunidad, Muyshondt trata de desligar las actuales plataformas legislativa y municipal de aquella Arena de Antonio Saca que perdió la elección presidencial en marzo de 2009. “Esta es una Arena distinta, nueva”, dijo hace unos días, cuando acababa de salir de una reunión de tres o cuatro horas con un Coena en el que muchos nombres no evocan novedad: Alfredo Cristiani (presidente de la República 1989-1994, el primer gobierno de Arena), Hugo Barrera (en Arena desde el inicio del partido), Donato Vaquerano (director de Arena en San Vicente 1997-2000), Milagro Navas (alcaldesa de Antiguo Cuscatlán por Arena desde 1991), Francisco Laínez (precandidato presidencial de Arena 2007-2008) y Óscar Santamaría (fue canciller de El Salvador en el primer gobierno de Arena, con Cristiani).

¿Pero cómo asegurarle a la población que en tres o cinco años Arena no vuelva a pedir disculpas a una militancia desencantada, reconociendo fallas u omisiones importantes? La única garantía, dice Muyshondt, es su palabra. Y en esto, admite que el principal yerro fue haber trabajado poco en el fortalecimiento de la institucionalidad del país. De eso habla cuando se refiere a la permanencia del PCN en la dirección de una Corte de Cuentas universalmente reconocida como algo menos que inútil.

Consultado sobre asuntos de transparencia, dice que su partido no está dispuesto a mostrar a sus financiadores privados por temor a que sean víctimas de acoso fiscal. Él mismo, dice, ha sufrido en carne propia esta práctica con el actual gobierno, con un Ministerio de Hacienda hostigando una empresa sana y cumplidora de la ley. Cuando El Faro le preguntó sobre la investigación interna del caso del diputado arenero Enrique Valdés -quien devengaba doble salario durante el gobierno de Antonio Saca, uno en la Asamblea Legislativa y otro en el CNR-, dijo desconocer el caso.

Su partido acaban de comunicar las reglas con las que los candidatos a diputados de Arena competirán para 2012. ¿Tienen algo pensado para sus candidatos a alcaldes?
Es que en cada municipio la campaña es diferente, aunque puede haber similitudes. Vaya, un tema que queremos con nuestros alcaldes es que ellos gobiernen para todos. Son alcaldes propuestos por un partido político pero una vez en el puesto, que se quiten el chaleco del partido y que comiencen a gobernar para todos los ciudadanos del municipio.

Curioso que lo diga. Hay un spot de Norman Quijano en el que aparece la inauguración de un puente en una comunidad, pero en el cierre del comercial aparece “Norman alcalde” y la dirección de la página web de Arena y los colores de Arena.
No, porque él va por Arena, pues, él no se puede desvincular de su partido.

Pero está diciendo que sus alcaldes trabajarán sin el chaleco partidario, y usted dice que la municipalidad es de todos.
No es un spot de la alcaldía ni pagado por la alcaldía, es un spot pagado por Arena.

Pero en el spot habla de una obra de la municipalidad.
Sí, pero de la gestión de él.

Por eso, como usted decía, que no debe haber dobles chalecos.
Él no llegó a hacer ese puente porque hubiera areneros viviendo. Llegó a hacer ese puente porque era un puente que necesitaba la comunidad y él gobierna para todos. Ahora, él es alcalde de Arena y tiene que resaltar también a su partido.

O sea, usted plantea que los alcaldes no se van a desvincular de su partido, contrario a lo primero que dijo.
No, el alcalde tiene que respaldarse en el partido, y entonces…

¿Entonces desdice lo que nos dijo al principio?
Es que estamos en la época preelectoral en la que los alcaldes tienen que darse a conocer por qué partido van y todo eso. Ahora, uno va a la alcaldía de San Salvador y no va a ver banderas de Arena, no va a ver nada de eso. No es como otros lugares en donde toda la alcaldía está pintada de rojo o con estrellas.

En cuanto a la campaña de diputados, ¿cómo elaboraron la plataforma legislativa?
Se identificaron los principales problemas que están aquejando a la población a través de encuestas y focus groups y se determinó qué era lo que se podía hacer desde la Asamblea Legislativa para mejorar esa situación. En ese sentido pusimos a trabajar a los diputados actuales junto a su equipo de asesores y una vez seleccionados los otros candidatos a diputados también se sumaron a ese trabajo para ir conformando esta propuesta.

Nuestra impresión ha sido que los candidatos nuevos simplemente quedaron al margen del proceso de elaboración de la plataforma. La plataforma es la plataforma de los diputados actuales. Vimos al diputado Enrique Valdés proponer el certificado de salud y vimos a…
No, él fue el vocero para proponer el certificado de salud, igual que Margarita Escobar fue la vocera para proponer el de moral y cívica en las escuelas. Roberto d’Aubuisson y David Reyes, para el empleo para los jóvenes. Ellos eran los voceros que se designaron en ese momento pero el trabajo, no es que, por ejemplo, el certificado de la salud lo inventó Enrique Valdés y nadie más trabajó…

El doctor Valdés dice que es invención suya, incluso da las fechas de cuándo se lo propuso al partido. No parece que hay aportes del resto de candidatos en ese tema.
No, sí han hecho aportes. Se han hecho diferentes grupos que han trabajado por cada propuesta, se ha visto la viabilidad técnica y financiera de cada propuesta… Se han discutido en pleno, en las dos reuniones grandes que hemos tenido, donde también incluso los candidatos del interior del país echaban insumos de cosas que se daban más particularmente en sus zonas. Dentro de estas propuestas a nivel nacional hay algunas que buscan resolver problemas del interior. Por ejemplo, en el puerto de La Unión, y en todo el oriente, el tema importante es el puerto de Cutuco. El tema de la seguridad alimentaria, las propuestas alrededor del sector agropecuario no tienen tanta relevancia en San Salvador porque no hay muchas zonas agrícolas, aunque sí en cuanto al costo de la canasta básica, de los cereales y del frijol, pero sí tiene muchísima más relevancia en un departamento como Cabañas o como Morazán, donde son predominantemente rurales y agrícolas.

Algunas de sus propuestas son programas que ya tuvo Arena cuando estuvo en la presidencia: el esquema de subsidios, revivir el Consejo Nacional de Atención a la Persona con Discapacidad (Conaipd)…
Con lo de los subsidios, una verdadera focalización la podemos hacer desde el gobierno central. Desde el Legislativo lo que podemos hacer es tratar de regresar a que por lo menos se regrese a como era antes que, en primer lugar, era más barato para el Estado y que, en segundo lugar, tenía una implementación más sencilla, y que en tercer lugar, no tenía los daños colaterales al ambiente que el esquema actual está causando por fomentar la cocina de leña. Mientras se encuentre una solución viable y efectiva de focalización, lo mejor es regresar al esquema anterior complementándolo con medidas efectivas para evitar el contrabando de gas. En cuanto al bono de educación, sustituirá el esquema actual que se está implementando mal y lo vemos por ejemplo cuando mandan a comprar los zapatos para los alumnos en Nicaragua o en el hecho de que llegamos al final del año escolar y una tercera parte de los alumnos no recibió los paquetes escolares en su totalidad. Esta medida la hemos sondeado a nivel nacional y tiene bastante aceptación. La gente dice que le gusta porque le quitan un gasto a la familia y sí incentiva que envíen a los alumnos a la escuela.

¿No sería mejor solo legislar para verificar que la compra de productos se haga a comerciantes locales? Uno de los objetivos del programa era hacer circular el dinero entre los productores locales.
Comprando zapatos en Nicaragua es bien difícil… si se quiere hacer eso, podría amarrarse a que tienen que ser… pero yo lo miraría muy complicado. Lo podríamos incluir pero igual tiene que discutirse con los demás partidos políticos, pero tiene que ser viable. Lo que quisiéramos es tener una bancada legislativa sólida para poder llevar a cabo estas iniciativas y tratar de convencer al resto de fracciones que las acompañen. Ojalá pudiéramos aprobar esto con 84 votos.

Una bancada fuerte de todas formas no garantiza la implementación de los programas. ¿Podemos siquiera aspirar a que el FMLN y Arena trabajen más estrechamente y con acuerdos en la próxima legislatura? Lo hicieron hace unos días con la reforma electoral.
Pero ojalá hubiera más de ese tipo… La Asamblea no tiene ahorita pesos y contrapesos. Tenemos un FMLN que tiene el poder Ejecutivo y tiene control del Legislativo porque la fracción de Gana responde al FMLN por la razón que sea. Entonces, el que haya pesos y contrapesos, que haya equilibrios en la Asamblea Legislativa, obliga a los partidos a consensuar, que los temas no se impongan, que se discutan, que se busquen soluciones conjuntas para los problemas del país. Parte de los problemas de este gobierno es que ha estado imponiendo todo. Nosotros vamos a tener que discutir con el FMLN porque al final ellos tienen la presidencia del Ejecutivo y el veto. Si las soluciones son discutidas y consensuadas, sale ganando el país.

Pero eso no es lo que hemos visto hasta ahora y tampoco es lo que reinaba en la Asamblea cuando ustedes tenían el control.
Desgraciadamente.

¿Por qué prometen algo que no hicieron cuando pudieron hacerlo durante tantos años?
Definitivamente, vamos a necesitar convencer y discutirlo con otros partidos políticos. No queremos llegar a imponer nada. Nuestra plataforma legislativa viene a resolver en gran parte los problemas que estamos sufriendo y ojalá podamos contar con el apoyo de los demás partidos políticos para incluso mejorar lo que estamos presentando.

¿No se sienten en desventaja en el sentido de que este gobierno y esta bancada tienen dos años y medio, pero hay un partido que estuvo 20 años en el Ejecutivo y casi tanto en control del Legislativo?
No, para nada. Este es un nuevo Arena. Arena se desgastó y perdió por la falta que tuvo de renovación, porque un pequeñito grupo se tomó el control del partido para servirse a sus intereses particulares y no para servir al país. Aquí lo que tenemos que hacer es decir, nos equivocamos, y reconocer esos errores que se cometieron en el pasado, pero no basta con reconocerlos sino evitar que vuelvan a ocurrir.

Si el cargo más importante de Arena lo maneja un ex presidente de la república y en la dirección nacional hay otros cargos ocupados con gente de trayectoria histórica, ¿se puede hablar de renovación?
No, una renovación no se hace de tajo, de sacar a los viejos de un solo y meter solo los nuevos. La renovación tiene que tener la efectiva combinación de caras nuevas, ideas nuevas, con la experiencia de líderes históricos del partido. Ya comenzaron a ver los spots de nuestros diputados, y van a ver cuántas caras nuevas hay ahí. Ahora bien, la población ha tenido un parámetro de comparación entre los gobiernos de Arena y un gobierno del FMLN, y también ha podido ver que, si hubo errores durante los 20 años de Arena, también hubo cosas buenas. El país iba también con un rumbo de progreso y desarrollo que benefició a los salvadoreños.

Las cifras de muertes alcanzaron niveles máximos durante los gobiernos de Arena.
¿Pero cómo había recibido Arena el gobierno? En plena guerra. La inseguridad era mucho peor.

Hay dirigentes y diputados de su partido que han dicho últimamente que había más seguridad durante la guerra.
El número de muertos era mayor. La inseguridad era mucho peor, era un tipo diferente de inseguridad que se vivía y que no era la que se vivía ahora. Estar dentro de una guerra es distinto a estar bajo un tema de proliferación de pandillas producto de un montón de cosas, la desintegración familiar por la emigración, por la falta de una política de prevención adecuada. En todo eso ha habido fallos. Contrario al FMLN que se opuso a las escuchas telefónicas, se opuso a la ley antipandillas, se opuso a todos los préstamos para fortalecer los préstamos, Arena ha dado los votos para todo eso. También les hemos presentado una propuesta en el tema, que no le hayan hecho caso es otra cosa. Tal vez con el nuevo ministro sí haya más apertura, hemos visto positivo su nombramiento y esperamos que sí tome en cuenta las propuestas que vengan de los sectores.

Son propuestas de un partido que estuvo 20 años en el gobierno. ¿Cómo piensan convencer a un votante que posiblemente los rechazó en la elección presidencial, de que ustedes son mejor opción? En muchos casos, estos problemas de los que usted habla son el resultado de un proceso que viene desde los Acuerdos de Paz, cuando Arena tuvo el control.
El Arena que fue a las elecciones en 2009 es distinto a este, por un lado. En segundo lugar, buena parte del porqué hemos retrocedido tanto en temas como el de la seguridad es que llegaron al poder a querer cambiar todo.

La inversión en educación y salud supera con creces la inversión en esos rubros hechas por los gobiernos de Arena.
Una cosa es la inversión nominal y otra son los resultados. Si están supuestamente invirtiendo más en función social no estamos viendo los resultados esperados, los servicios a la ciudadanía no han mejorado. La recaudación ha mejorado mucho, son 271 millones de dólares más que antes no se tenían –son datos hasta octubre-, pero el gasto corriente es de 360 millones. Más de tres cuartas partes de los 271 millones son aumentos de sueldo o salarios que se dan en el gobierno, estos son plazas políticas, son 28 mil parece que dijo la ANEP. Pero la salud no ha mejorado, y la educación menos. El resultado de la PAES es un ejemplo.

¿No cree que medir la calidad educativa de un país con base en la PAES es un tanto limitado?
Pues, el resultado de la PAES es solo un ejemplo.

Ese ejemplo, en los 20 años de Arena, tampoco habló de un buen desempeño educativa. En ocasiones ni siquiera se aprobó.
¿Cómo que nunca se aprobó? En los gobiernos de Arena… raspado, pues, por lo menos.

Ajá.
Sí, quiero ver, de 6.17 en 2008 parece que ha bajado a 4.85 en 2011. O sea que por lo menos con 6 pasaba raspado, pero iba una tendencia de mejoría.

A lo que voy es a que es fácil decir ahora “ya no somos más el Arena que perdió las elecciones, ya no somos Tony Saca”. Pero antes de él había toda una estructura de gobierno…
Hay que ver qué es lo que funcionaba y qué es lo que no funciona y mejorar lo que no esté funcionando. Es bien fácil ver solo lo malo y en qué Arena se quedó corto y, ciertamente, se quedaron cortos los gobiernos de Arena en muchas cosas como el tema de la seguridad. Aquí se pudo haber hecho mejor de cómo lo hicieron y sí hubo deficiencia. Pero en términos generales el país llevaba un progreso, cada vez habían menos pobres. Teníamos la mejor infraestructura pública de Centroamérica, teníamos el sistema educativo que iba mejorando, se construyó una red de hospitales, de escuelas.

Pero todo esto de lo que usted está hablando pasa por el fortalecimiento institucional que mencionaba como uno de los grandes problemas que ustedes ven…
Esa es una de las cosas que hay que reconocer donde Arena se quedó corta.

Por ejemplo, durante los 20 años de gobierno de Arena se mantuvo en la presidencia de la Corte de Cuentas al mismo partido y la Corte de Cuentas no ha cumplido su función nunca.
Completamente de acuerdo. La Corte de Cuentas debería despartidizarse y ser un organismo colegiado, técnico, pero también debería haber una reforma constitucional porque los funcionarios de la Corte de Cuentas deberían ser elegidos por una mayoría calificada y no por mayoría simple.

¿Ustedes van a proponer esta reforma?
Sí, es una de las cosas en que hemos venido platicando, incluso con el FMLN.

¿Arena se compromete a despartidizar, a sacar las personas partidarias de cargos de dirección de la Corte de Cuentas?
Creo que debería despartidizarse y que no pueda volver a prestarse a persecuciones políticas como las que han habido o llegar al grado que tenemos ahorita que un magistrado de la Corte de Cuentas que a la vez es secretario general de un partido político, eso es el colmo.

Pero siempre ha sido así. Ciro Cruz Zepeda estuvo en la presidencia de la Corte de Cuentas, tal vez no cuando secretario general pecenista, pero sí como miembro del partido.
¡No! Hernán Contreras.

También Ciro Cruz Zepeda.
Sí, fue antes.

Y lo echaron por actos de corrupción… y después llegó a la presidencia de la Asamblea cuando Arena tenía una bancada fuerte.
En eso nos quedamos cortos y ahí entran todos los partidos políticos porque se lograron los Acuerdos de Paz, pero de ahí nos quedamos con los acuerdos y no seguimos evolucionando en el fortalecimiento institucional. Otro ejemplo es el sistema electoral. Hay que despartidizar el Tribunal Supremo Electoral, hacer una ley de partidos políticos. Es una de las cosas en las que Arena pudo haber liderado mucho cambio y fortalecer esas instituciones y el sistema y nos quedamos cortos, tal vez por conveniencia en ese momento.

¿A qué se refiere con “por conveniencia”? Lo que usted acaba de plantear es: sí, Arena fomentó eso porque le convenía.
Digamos que Arena no hizo cosas que hubieran sido a la larga beneficiosas para el país y muchos de los problemas que ahorita tenemos, no los tendríamos si las cosas se hubieran hecho mejor.

Dejar la Corte de Cuentas para que sea un instrumento no de transparencia sino que de oscuridad por conveniencia, dice mucho de una Arena que está queriendo volver.
Pues sí, es un nuevo Arena que reconoce los errores del pasado.

¿O sea que reconoce que la Corte de Cuentas es un instrumento para ocultar cosas?
No, no necesariamente. La Corte de Cuentas estuvo por mucho tiempo bajo el control de un partido político que no era Arena…

Sí, pero ustedes con sus votos les dieron la institución…
Y Arena necesitaba los votos de ese partido político para pasar leyes. En ese sentido iba a la conveniencia tal vez de los momentos en que se debió haber cambiado eso y no se cambió. Se debió haber fortalecido por el bien y la institucionalidad del país.

Es un acto de contrición decir “ya no somos los mismos”, pero no nos garantiza que en cinco años no vengan a decir “es que ahora sí somos otros”.
Bueno, lo que garantiza eso es que es un partido que se está renovando, es un partido que tiene nueva gente con nueva forma de pensar, es un partido que es capaz de reflexionar y decir cuándo se equivocaron y cuándo se quedaron cortos. Yo creo que eso… no basta con reconocer los errores, sino que hay que trabajar para que esos errores no se vuelvan a cometer.

Arena presentó una propuesta de Ley de Partidos Políticos… ¿Con esta ley pretenden transparentar de donde vienen todos los fondos de los partidos políticos?
Transparentar y bancarizar los fondos de los partidos políticos, el origen de las donaciones de los partidos políticos, evitar que se utilicen fondos públicos o fondos de gobiernos, ya sea directa o indirectamente.

¿Van a estar disponibles esas finanzas al escrutinio público del ciudadano?
Los partidos políticos reciben fondos públicos a través de la deuda política. Por lo menos esos fondos deberían estar sujetos a la Ley de Transparencia.

¿Y los fondos que vienen de entidades privadas? Recuerdo que en su propuesta estos fondos no iban a estar disponibles al escrutinio ciudadano.

… ehh, nuestra propuesta no iba eso.

¿Tienen una razón para no hacerlo?
La principal razón es el acoso fiscal que hace el gobierno de turno, este gobierno. Si yo financio a Arena, voy a tener un acoso fiscal y voy a tener a los señores del Ministerio de Hacienda buscando cómo me friegan.

Si es una empresa sana que no tiene nada que ocultar, ¿cuál va a ser el problema? El Ministerio de Hacienda cumple su rol fiscalizador de exigir…
… El problema se lo digo yo que tengo una empresa sana y que no tengo nada que esconder. He recibido acoso de parte del Ministerio de Hacienda sin razón. Si yo tengo una empresa sana que también importa, pero cada importación que haga me la van a parar tres días y me van a encarecer mi operación o me van a tener sin producto… hay formas de bloquear aunque uno no tenga…

Pero entonces no se transparenta el financiamiento del partido.
Nosotros proponíamos que cada partido se viera obligado a llevar contabilidad formal, que pudiera ser auditado por el Tribunal Supremo Electoral, una auditoría externa de una casa reconocida… si bien… que se legislara para controlar y sancionar la recepción de fondos ilícitos o que se prohibiera recibir…

¿Pero cómo se va a hacer eso si no se va a tener acceso a los fondos de los partidos?
El Tribunal Supremo Electoral sí tendría acceso a los fondos.

Pero el Tribunal Supremo Electoral quizás no es la institución idónea precisamente por quiénes la controlan: los partidos.
Es que parte de la reforma integral es despartidizar el Tribunal Supremo Electoral.

Pero eso no cumpliría, por ejemplo, los estándares que propone Transparencia Internacional, que pasan porque el público tenga acceso a saber de dónde viene el dinero.
Hay que ver la legislación de otros países. Yo no sé si… no he visto un país donde yo me pueda meter, por ejemplo, a ver todas las donaciones con nombre y apellido del partido Republicano. No, no, no, no funciona así. Ahora, el organismo rector sí puede hacerlo y sí puede delimitarlas y sí puede escudriñarlas y si ve algo sospechoso puede investigar y sancionar a los partidos. En ese sentido vamos nosotros, no creemos que deba ser así abierto para todo el mundo.

¿Pero por qué no tomar la iniciativa? ¿Por qué no demostrar que un partido sano, responsable, puede transparentar sus finanzas, sopesando el acoso fiscal?
Yo no tendría problema, hablando como Arena, de dar a conocer “estos son mis donantes”. Los que tendrían problema serían los donantes porque se verían acosados por el gobierno o bloqueados en diferentes temas.

Pero si usted dice que el TSE puede ser una institución idónea para hacer esto porque lo van a fortalecer, ¿por qué no legislar para hacer un mecanismo para limitar el acoso?
En un mundo ideal, sí, pero en esta realidad… pero eso, mire, si al final se abriera todo, pues, habría que discutirlo, pues.

Así sería muchísimo más fácil detectar el dinero que viene de actividades ilícitas.
En la medida en que se bancarice y se haga una efectiva auditoría y regulación se evitan esos fondos ilícitos.

¿Porque el sistema financiero regularía las transacciones de personas de dudosa reputación? ¿Ese sería el único control básicamente?
En la ley habría prohibiciones directas. No se podría recibir fondos de empresas extranjeras que no tuvieran actividad en El Salvador, por ejemplo, de empresas de propiedad o de participación de algún gobierno extranjero. Todo eso está para discusión y para que nos pongamos de acuerdo, nosotros no tenemos ningún problema.

Creo que la ciudadanía agradecería un partido grande que dijera: “Miren, nosotros no tenemos miedo. Que si el acoso fiscal o lo que quieran porque creemos que la transparencia es un valor transversal en nuestra plataforma”.
Si los demás partidos políticos lo hacen también.

¿Se sentirían en desventaja? ¿Cuál es el miedo en este tema?
Ya te lo dije. Un ejemplo es el acoso fiscal, otro pudiera ser la persecución política. Mirá cómo en los gobiernos amigos del FMLN tratan a los empresarios o a la gente que se oponen al gobierno. Sí nos veríamos afectados negativamente si venimos de buena fe a decir “aquí estamos transparentando nuestros donantes”.

Hablando de transparencia: el diputado Valdés, por ejemplo, jugó un papel preponderante en la junta directiva de la Asamblea que aprobó a escondidas un aumento de salario para los diputados en 2007. Luego, El Faro mostró que recibía sueldo como legislador y también como empleado del CNR. ¿Qué pasó con la investigación interna en el partido sobre estos casos?
Mirá, yo ese caso no lo puedo comentar porque no lo conozo. No sé si él estuvo promoviendo aumentos de salarios.

¿Y lo de la doble plaza?
Habría que ver si cumplía o no con esa plaza. No sé si era una plaza de medio tiempo y la cumplía. Si no la cumplía…

Legalmente, un diputado en funciones no puede desempeñar cargos públicos durante el tiempo en el que han sido elegidos, excepto los que sean de carácter docente o cultural y los relacionados con los servicios profesionales de asistencia social. Y además habría un cuestionamiento ético…
No, mirá, yo, por ejemplo, percibo un salario aquí y percibo salario en otra empresa.

Pero eso es en la empresa privada.
La verdad no estoy familiarizado con la ley si está prohibido o no, pues, pero si en principio desempeñaba su cargo en el tiempo libre y podía desempeñar ese servicio, pues no le vería problema. Pero en realidad no conozco…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: