Galería

Revueltas en El Salvador y Nicaragua hace 200 años

14 Nov

Tomado de INDEDIGITAL 10-11-2011 (pag.8-9)
Francisco Bautista.

Los acontecimientos políticos que
desembocaron en la independencia
comienzan en 1808 ante la crisis
monárquica española. Las colonias
quedaron “desligadas del
Gobierno”, que era el Consejo
dejado por Fernando VII (1784 –
1833), quien destronó a su padre
Carlos IV y partió para Bayona
(Galicia), fue después prisionero
de Napoleón (Velencey, Francia)
quien impuso a José I. La Junta
Patriótica de Sevilla dirigía la
resistencia contra la invasión
francesa. El 12/12/1808 fue jurado
en Guatemala el depuesto Fernando
VII. Se cerraron los puertos a
buques extranjeros, secuestradas
las propiedades de los franceses y
reducidos a prisión. Publicaron
edicto de “Donativo patriótico y
voluntario” para ayudar a la
resistencia. Las autoridades
coloniales no sabían a qué atenerse
ante el confuso estado político-
jurídico que facilitó las revueltas
de 1811 en San Salvador y
Nicaragua.

 

El imperio colonial
llegaba a su final mientras las
provincias desencadenaron luchas
por el poder desde la élite criolla
con alguna participación popular y
casi ninguna indígena.
El 1/2/1810 el Consejo de Regencia
Provisional, nombró en la Capitanía
General de Guatemala a José de
Bustamante, quien persiguió las
opiniones liberales e ilustradas. El
14/2/1810 el Consejo de Regencia
convocó a Cortes Generales y
Extraordinarias (Cortes de Cádiz)
y a los americanos a integrarlas con
un diputado por provincia,
correspondiente seis para la
Capitanía General. Las Cortes eran
Asamblea constituyente (24/9/1810)
y fueron trasladadas a Cádiz hasta
1814, durante la Guerra de la
Independencia Española (1808-
1814). Pretendían defenderse de la
invasión francesa, llenar el vacío
de poder y crear un nuevo cuerpo
legislativo, promulgando la primera
constitución española (“La Pepa”,
19/3/1812). La posibilidad de
instaurar una monarquía
constitucional se frustró cuando el
Rey, al ser liberado, la derogó
(1814) e impuso la monarquía
absoluta generando condiciones
políticas inminentes para la
independencia de las colonias.
España permitió a Francia ingresar
por su territorio para ocupar
Portugal (1807). Napoleón reunió
a Fernando VII y Carlos IV en
Bayona, convenció a Fernando de
devolver el trono a su padre, y a
éste de entregarlo a su hermano
José Bonaparte. El 2/5/1808, los
españoles iniciaron la resistencia
contra Francia. El 15/6/1808, una
corte de notables, declaró legítimo
a José I, mientras en Madrid otra
Junta gobernaba en nombre del
depuesto Fernando VII. En 1812,
Francia inició la campaña de Rusia,
retiró parte de sus fuerzas de la
Península, fueron derrotados en
Salamanca (1812). Por el Tratado
de Valencay (11/12/1813), ciudad
francesa donde permaneció
prisionero, Fernando recuperó el
trono.
Revueltas en San Salvador. El
4/11/1811 ante la prisión del p.
Aguilar y la amenaza de detención
del p. Matías Delgado, se
exasperaron los ánimos. Manuel
Arce dirigió manifestaciones contra
el Intendente Antonio Gutiérrez,
quien fue derrocado, se nombró una
Junta popular, nuevo intendente a
Mariano Batres y Jefe Militar al
Cptan. José Aguilar, “dependiendo
solamente de la superioridad de las
Cortes del Rey Fernando VII”.
Durante el mes del motín, hubo
poca violencia; las principales
ciudades no apoyaron. Las tropas
arribaron el 3/12/1811 y los rebeldes
negociaron con los comisionados
de Bustamante: coronel Aycinena
y Peinado. El p. Delgado fue
llevado a Guatemala procesado por
“infidencia”, permaneció allí sin
permitírsele salir de la ciudad bajo
vigilancia del Arzobispo Casaus y
Torres. El 24/1/1814 estalló en San
Salvador otra manifestación contra
los españoles siendo algunos líderes
Pedro Castillo, Manuel Arce y
Miguel Delgado. Estando Matías
Delgado en Guatemala, se organizó
la Diputación Provincial de la que
formó parte. Llegó a ser uno de los
trece que firmaron el Acta de
Independencia de 1821. No hubo
entre los firmantes ningún
nicaragüense.
Revueltas en Nicaragua. León se
insurreccionó el 13/12/1811. Fue
depuesto el Gobernador José
Salvador, quien ocupaba el puesto
desde 1794. Se entregaron al
Obispo peticiones por agravios,
pidiendo cambio de autoridades,
rebaja de impuestos, supresión de
monopolios, abolición de
esclavitud, libertad de prisioneros.
El 14 se nombró junta provisional,
designando presidente al Obispo
Nicolás García y Jerez (1756 –
1825), de ideas monárquicas. La
Junta Gubernativa dijo: “reconocer
la debida subordinación, obediencia
y homenaje a nuestro amantísimo
Rey don Fernando VII”.
Bustamante, movilizó tropas de
Olancho al mando de Pedro
Gutiérrez, destinadas a Granada y
Masaya, otro batallón desde
Cartago con Francisco Bonilla fue
enviado a Rivas y el de San Miguel
a León bajo orden de Alonso
Saldos. El 22 de diciembre en
Granada se reunió el cabildo abierto
deponiendo a los empleados
españoles y estableciendo nuevas
autoridades. En 20/4/1912 llegaron
las tropas obligando a capitular a
los rebeldes y deteniendo a los
cabecillas. Hubo levantamiento en
Masaya, en Monimbó (15/12) y
Rivas (23/12).
Fernando VII (1817) indultó a los
acusados de infidencia, cubriendo
a implicados en San Salvador y
León. Los granadinos pasaran al
Supremo Consejo de la Guerra.
Algunos murieron en cárceles
peninsulares. Miguel Lacayo, Juan
de la Cerda, Joaquín Chamorro,
Juan Arguello y otros, presos en
Cádiz, fueran liberados sin
trasladarse a América hasta que no
lo autorizara su Majestad. Estos
sublevados pagaron el mayor costo
de las revueltas de 1811.
Trasfondos de 1811. La guerra
española provocó crisis económica,
paralización de la producción,
mostró debilidad del imperio
napoleónico y de la monarquía
española, dando ocasión a las
colonias en América de iniciar sus
procesos independentistas, ante una
autoridad en manos de un rey
cautivo entre la invasión y las
contradicciones internas.
Bustamante, comprendía que entre
criollos y españoles existían
intereses comunes; temía a las
masas populares quienes podría
tambalear el deteriorado modelo
colonial. El movimiento
independentista fracasó, no solo por
su habilidad y el fortalecimiento de
la institución armada, sino por el
apoyo de la Iglesia, pilar colonial
fundamental, que sufría fracturas
internas por la participación de
varios de sus miembros, pero contó
con colaboración de hombres
hábiles como el Obispo de
Nicaragua Nicolás García y el
Arzobispo Ramón Casaus en
Guatemala. Sus sermones y
excomuniones contra los
insurgentes proliferaron. Los
criollos se dividieron por las
consecuencias del levantamiento
popular y moderaron sus acciones.
La visión clasista impidió cortar
el esquema dominante de manera
tajante. Desde Guatemala, se medió
y ejerció coerción para convencer
a los insurrectos de seguir por el
momento fieles al antiguo orden.
El movimiento salvadoreño y
nicaragüense mostró ideas
ilustradas-liberales pero también
“tradicionales”: continúo
legitimando la autoridad del rey
cautivo, fidelidad a las Cortes de
Cádiz y sumisión a la iglesia
católica. Promovía un proceso
“autonómico” sin romper con la
Península, establecer gobierno
propio y legal ante la ausencia del
monarca. Prevaleció la “cultura
criolla” caracterizada por “redes
familiares y aristocrática” (líderes
parientes), “memoria del pasado”,
“sentido de pertenencia a la nación
española”, “tradición municipalista”
en cuanto a forma de vida política
y “visión providencialista”.
Gámez (1913) afirma que el
alzamiento salvadoreño fue “pleito
de familia” y “no un grito de
Independencia ni de menosprecio
siquiera a la Majestad Real”. Tuvo
carácter económico social para
liberarse de tributos, eliminar
privilegios de peninsulares, sin
proponerse transformaciones
políticas. Los hechos
desprestigiaron y limitaron el
agotado modelo colonial e
influyeron el proceso
independentista ante el vacío de
poder en España.

En este año los vientos de octubre fallaron, ya que por los
trastornos del clima no se presentaron y El Salvador fue
inusualmente cubierto de agua lluvia, a causa de la tormenta
12E, que generó una pérdida estimada en 1500 millones de
dólares y el fallecimiento de más de treinta personas.
Frente a la tragedia, el papel realizado por el Gobierno fue
muy oportuno y ha sido reconocido tanto por nacionales
como por entidades internacionales, quienes consideran que
las víctimas hubieran sido más, si las autoridades no hubiesen
actuado de forma eficaz, mentalidad que ahora se mantiene
en el proceso de reconstrucción y recuperación de vías de
acceso, viviendas y cosechas.
No obstante que la atención de la emergencia fue dominante
a lo largo de todo el mes, los salvadoreños conmemoraron
hechos importantes entre los que están: el trigésimo primer
aniversario de fundación del FMLN y el lanzamiento de
todas sus candidaturas municipales y legislativas, el
cumpleaños número 81 de Schafik Hándal, el cuadragésimo
cuarto aniversario de la caída del Che Guevara, acaecida el
9 de octubre de 1967; el vigésimo cuarto aniversario del
asesinato de Herbert Anaya Sanabria, un 26 de octubre de
1987; el décimo octavo aniversario del asesinato de Francisco
Velis Castellanos; ocurrido el 25 de octubre de 1993 y el
recordatorio del Rector Mártir, Ingeniero Félix Antonio
Ulloa, víctima de un atentado el 28 de octubre de 1980, que
lo llevó a la muerte un día después; en este contexto la
nuevas autoridades de la Universidad de El Salvador fueron
electas, tomando posesión el 28 de octubre para el período
2011-2015.
En el ámbito internacional se presentan los siguientes hechos,
el reconocimiento del Estado Palestino por parte de la ONU,
el rechazo por vigésima vez consecutiva, de la ONU al
bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba; la inclusión
de Guatemala como miembro no permanente del Consejo
de Seguridad de la ONU; la caída
y asesinato el 20 de octubre, de
Muamar Gadafi, Presidente de
Libia y la designación del diputado
Leonel Búcaro, del FMLN como
Vicepresidente del Parlamento Centroamericano,
PARLACEN.En el ámbito electoral a pocos días de
convocarse las elecciones de marzo de 2012, nuevas reformas
al Código Electoral y recursos interpuestos ante la Corte
Suprema de Justicia han abierto un nuevo escenario en el
que aún no se ha dicho la última palabra sobre cuáles serán
en definitiva las reglas de juego que deberán observar los
contendientes entre candidatos amparados por una bandera
partidaria y candidatos no partidarios. Así vimos pasar
octubre, el mes que inicia dedicado a la niñez y termina
dedicado al sindicalismo, en homenaje a los mártires de
FENASTRAS, entre ellos Febe Elizabeth Velásquez, caídos
un 31 de octubre de 1989. Saludamos la llegada de
noviembre, reiterando un saludo a los locutores, quienes el
1 de noviembre celebraron su día.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: