Ante la opresión de la violencia impune: Emancipación para hacer prevalecer el derecho a la vida

1 Jun

Carta Abierta de AHORA

Tomado de Revista AHORA, Mayo-2011, Pag.8.

A: los organismos del estado y funcionarios gubernamentales de los países del continente americano donde se produce, pasa y se consume la cocaína

EJECUTIVO:

Los presidentes de la Republica

A  su gabinete, especialmente los ministros de Economía, Hacienda,  Salud, Educación, Medio Ambiente, Agricultura, Seguridad, Defensa

Secretarias o Departamentos: Penitenciarios, Cultura

A LA ASAMBLEA LEGISLATIVA, Y/O CONGRESO Y SENADO

A LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

 

Interpretar la realidad es básico y primordial para concebir la necesidad de su cambio. En el presente, parte de la realidad de este continente americano es la violencia, que es un problema social que directa o indirectamente tiene relación con la educación, sea porque los involucrados en la violencia hoy, carecieron de educación o la sufrieron o la tuvieron deficiente o fue una tortura, una deformación o enajenación.

Como quiera que sea, el problema ahora, necesita de una reflexión educativa  y de una propuesta pedagógica.  Freire habló de   “educación liberadora”, “educación para la libertad”, “educación

concientizadora”, “educación dialogal”. Inspirados en  la visión y pensamiento pedagógico de los doctores Paulo Freire y Ernesto Guevara de la Cerna se propone una concepción pedagógica de esperanza y vida. Primero, porque la esperanza es un pilar y componente fundamental para percibir, investigar y tratar el problema que se vuelve individuo y colectivo. Si quien investiga y propone soluciones, no cree en las potencialidades del sujeto –individuo o colectivo- para cambiar y superar el uso de la violencia, desde allí se parte mal. Y segundo,  porque la vida es el valor más importante. Así, la educación trascendente es la que tiene como uno de sus fines  conservar y mejorar las condiciones de existencia para elevar la calidad de vida.

De tal manera que esta concepción pedagógica de esperanza y de vida nos ayuda a entender el problema, a tratarlo y a buscar su solución integral, para hacer prevalecer la vida de las grandes mayorías expuestas a la agresión impune de minorías organizadas –sean pandillas, crimen organizado o narcotráfico-. Es integral la solución pedagógica que se propone, no sólo porque no favorece y privilegia el uso unilateral de la fuerza y la represión, sino también porque no busca solo “salvar la vida” sino que hacerla prevalecer y mejorar sus condiciones para elevar su calidad.

La educación no es aséptica ni neutral. Su intencionalidad es liberadora porque promueve el cambio social; en consecuencia, es un instrumento de cambio; y los educadores son o deberían ser agentes de cambio (para liberarse de las dependencias que a los humanos los hacen ser “seres para otros” en lugar de ser “seres para sí”). Por su parte, la intencionalidad de esta concepción de esperanza y vida es definidamente liberadora. Sin embargo, para esta particular opresión de la violencia de una minoría sobre la gran mayoría, la intencionalidad es emancipadora pues no se puede esperar a lograr la liberación social. Hay que comenzar desde ya para liberarse de esta opresión impuesta.

Tradicionalmente se tiende  a ignorar o minimizar la opresión general en la que las sociedades viven a fin de evitar su cuestionamiento con rumbo al cambio. De la misma manera, en el presente, tiende a evitarse la lectura comprensiva de la opresión de la violencia de las minorías contra las grandes mayorías a fin de no resolver nunca la opresión. Así, en el seno de las grandes mayoría victimizadas por la violencia lumpen se favorece el aceptar esa violencia  como la “cosa más natural”, esto es, conformista y fatalmente. En tanto, los ricos y las capas medias altas pagan su protección. Y, por su parte, es usual que el estado y el gobierno, o se corrompe con el dinero del crimen organizado y del narcotráfico y/o reacciona con campañas unilaterales de represión cada vez más indiscriminada. O implementa programas que no impactan en la disminución y mucho menos promueven la solución de este serio problema.

Para nadie es un secreto el origen del mayor flujo de armas para el crimen organizado y los carteles: los Estados Unidos. Tampoco es un secreto que, en todos los países, de tanta inseguridad y violencia viejos y nuevos ricos se lucran vorazmente vendiendo sistemas, equipos y seguros,  y vendiendo el servicio de vigilantes privados cuyo número de efectivos, en muchos casos, es mayor que el de los cuerpos de seguridad.

Esa reacción represiva es generalizada: de sur a norte y de norte a sur. Emplean cuerpos de seguridad y  la fuerza armada; endurecen las leyes penales, los sistemas penitenciarios sin resultados sustanciales. Es una reacción compulsiva generalizada en el continente para reprimir -que no resuelve, y ni siquiera reduce el nivel del problema-.

La consideración de proyectos o programas integrales encuentra resistencias en los países en los que la educación liberadora, la salud (física, mental y emocional) el medio ambiente sano, el acceso a la cultura, el goce de la diversión y los deportes, las oportunidades económicas, etc.  nunca fueron privilegiadas para las grandes mayorías de la ciudadanía.  Pero, con la imposición del neoliberalismo, en los países desarrollados, ricos, la alternativa de solución integral también encuentra férrea resistencia. La tendencia en los últimos 21 años ha sido la de reducir drásticamente la educación, la salud y toda la red de servicios sociales. El estado de bienestar social que ha sido el sostén reformista para evitar la transformación social y revolucionaria está siendo desmantelado, sin reparo en las consecuencias económicas, políticas, sociales y culturales.

Por tanto, el enfrentar seriamente el problema de la violencia desatada contra las grandes mayorías por parte de una minoría requiere:

 

1º Concebir y diseñar un proyecto de tratamiento integral y pedagógico de varios frentes: económico, político, social, cultural, ideológico, jurídico.

Proyecto que debe ser compuesto por programas de acción:

Económica: talleres de aprendizaje y de autogestión: huertos en la casa, comunitarios

Educativa liberadora: Reforma Educativa profunda en cuanto a curriculum, profesores, instalaciones dignas y suficientes recursos

Salud (física, emocional, mental)

Ecológica y Medio ambiente: calles, jardines, parques, senderos, quebradas, árboles…

Cultura y arte

Entretenimiento: cine, payasos, danzas, bailes…

Deportes: canchas, complejos deportivos

 

2º  Políticas: Salarios dignos y formación profesional para el personal en riesgo de ser sometido por las amenazas o contaminado por la corrupción: policías, personal penitenciario, secretarios y jueces, empleados municipales, empleados públicos.

 

3º  Políticas: Evaluar y reformar el sistema penitenciario; el de reintegración a la sociedad  y el de recuperación de menores.

 

4º  Estrategias y Programas generacionales y diferenciados:

1 Atención fundamental: generacional preventiva de 12 años: desde el embarazo, educación temprana, parvularia, primaria (0-12 años)

 

2º Programa de atención prioritaria preventiva de 13-18 años: tercer ciclo y bachillerato

3º Programa de atención prioritaria de recuperación de 13-18 años: tercer ciclo y bachillerato y fuera de la escuela

 

El proyecto no interviene las funciones de la seguridad y la administración de la justicia, excepto en su planteamiento de no unilateralizar la represión en la acción y en las leyes,  evaluar y reformar el sistema penitenciario, y pagar bien a los personales y funcionarios en riesgo de ser intimidados o comprados

 

Señores, señoras, si se quiere resolver seriamente este problema, hay premisas que considerar:

 

1 Es un problema que trasciende las fronteras. Es mundial; pero para efectos de lo que corresponde enfrentar con realismo, baste decir que es un problema continental que impone la necesidad de coordinar y juntar esfuerzos donde impere el respeto mutuo a la independencia, autodeterminación y soberanía de los estados. Un estado rico tiene el deber de aportar más recursos financieros, materiales y logísticos, pero el estado receptor no compromete por ello su independencia.

 

2 Los esfuerzos de los países productores, corredores y consumidores deberían ser equivalentes. Hay países productores cuyos estados tratan de resolver esta producción con plantaciones  alternativas, con impuestos de seguridad y con represión- pero, desafortunadamente sobre todo con la última. Sin base sustancial que lo demuestre, circula el mito de que Colombia “resolvió” exitosamente el problema de la violencia. Hay otros  países que son tránsito, corredor o puente para el pase de la droga. Allí encuentran los carteles bandas juveniles para ser reclutadas, desempleados para incorporarlos, y personal y funcionarios mal pagados que son fácilmente comprados. Las implicaciones sociales, económicas, políticas, culturales e deológicas aumentan la complejidad del problema  en los países corredores.  En el caso particular de México es, tanto corredor como productor.  Por último, hay los países consumidores donde la disputa territorial violenta de las bandas prolifera. Y, paradójicamente, en esos países es donde la atención a este problema es más deficiente. Pareciera que quieren justificar su indolencia con las estadísticas (menor número de asesinatos). Esto es un sofisma por cuanto el “mercado” sigue floreciendo. En este continente, el mayor número de consumidores adictos son de los Estados Unidos y Canadá.  Consumen de todo: Cocaina, heroína, Mariguana y Anfetaminas. Estas últimas las producen en esos dos países, en tal abundancia ya tan bajo costo que masivamente victimizan a la juventud de las escuelas secundarias. ¡Y tanta producen que la exportan hacia el sur!

 

3 La solución de este problema implementando un  proyecto integral requiere voluntad política para invertir los recursos financieros, materiales, recursos humanos que se necesitan. Sin voluntad política, el proyecto, por bueno que sea estaría condenado al fracaso.

 

4 La participación popular, a partir de las zonas afectadas y de otras con riesgo de serlo, es instrumental. El paternalismo, la manipulación, el mandonismo, la arrogancia y la demagogia son inútiles.

 

Como se ha expuesto, es preciso privilegiar la inversión de recursos financieros, logísticos y recursos humanos del estado en 1º atención fundamental: generacional preventiva de 12 años: desde el embarazo, educación temprana, parvularia, primaria (0-12 años).2º programa de atención prioritaria preventiva de 13-18 años: tercer ciclo y bachillerato. 3º Programa de atención prioritaria de recuperación de jóvenes involucrados 13-18 años: tercer ciclo y bachillerato y fuera de la escuela.

 

Esta sería la mejor inversión para el futuro.

 

AHORA invita atentamente a los funcionarios de los estados de este continente a considerar estas ideas, que son parte de la

PROPUESTA

Una solución integral y pedagógica, con participación democrática, directa y creativa de todos:

 

Proyecto

 

“Tratamiento Integral de la situación de inseguridad ciudadana. ‘Es un deber y un derecho de todos conservar la vida y mejorar sus condiciones y calidad; y es un deber del estado y del gobierno apoyar a todos para lograr ese derecho’ ” (Por Mauricio Salegio)

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: