El análisis de la experiencia revolucionaria abre nuevos caminos de abril para la Liberación Social hacia el Socialismo (LS)

6 May

La importancia del análisis de la experiencia revolucionaria sirve, no para “clavarse” en el pasado queriéndolo revivir, sino para ayudar a entender el presente, y  sobre todo, para ayudar a dar los pasos del futuro. Esa posibilidad y capacidad de analizar la experiencia, debe ser repartida como el pan y los peces para que los mensajeros del olvido no prevalezcan.

Este análisis incluye el Análisis General de la Experiencia Revolucionaria Pasada: incluye algunas experiencias de  diferentes tiempos, lugares y revoluciones, antes de la toma del poder.  Debe incluir toda la riqueza de la experiencia positiva y negativa de fenómenos, tendencias, dificultades, problemas de movimientos revolucionarios; usuales antes de la toma del poder.

El Análisis de la Experiencia Revolucionaria en Centroamérica, pasada y contemporánea. En el pasado los niveles, diferencias, aciertos y fracasos en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. Además trata de incluir Panamá y Belice. Tanto la experiencia pasada como la contemporánea deben incluir la experiencia de las diferentes organizaciones revolucionarias no sólo de El Salvador, Guatemala y Nicaragua, sino también las de Honduras, Costa Rica, Panamá y Belice.

 

Análisis de la experiencia revolucionaria de América Latina y El Caribe, pasada y contemporánea: qué pasó antes, qué fenómenos nuevos ocurren actualmente. Dado que la experiencia revolucionaria de América Latina y El Caribe es muy valiosa, el análisis de esta sección debería ser sustancioso.

 

Análisis de la experiencia revolucionaria en el Socialismo mundial (pasada y contemporánea): Siendo fundamental la experiencia revolucionaria en el movimiento revolucionario en el poder, en el esfuerzo de construcción socialista, la información y su análisis deberían ser plenos. Los análisis que reniegan del Marxismo Leninismo y del papel histórico de las primeras construcciones socialistas sólo porque estas fueron imperfectas, no sirven para aprender.

 

Análisis de la experiencia revolucionaria en el mundo contemporáneo: aquellas partes del mundo que no son Centroamérica, América Latina y El Caribe, ni los países socialistas contemporáneos.  Del movimiento revolucionario contemporáneo en el mundo hay tanto que analizar, que aprender, que aplicar creadoramente; hay tanto que evitar, que apoyar, que criticar constructivamente sin sectarismos. Por tanto, la presencia suficiente de esta información y de su análisis es simplemente fundamental.

 

El imperialismo, las clases dominantes internas en cada país, su sistema, estado, régimen y gobierno tratan a toda costa de borrar la memoria histórica de los pueblos; quieren pueblos desmemoriados, con amnesia  para que no entiendan el presente y para que no sueñen un futuro.

De la misma manera, en el seno del pueblo y entre los sectores progresistas andan mensajeros de la amnesia clamando que el imperialismo y su antagónico contrario el antimperialismo “son historia”. Agregan que el capitalismo y el anticapitalismo son cosas de “trasnochados ortodoxos”. Y, por último, del neoliberalismo y el antineoliberalismo dicen  “sí, verdad, hay que cambiar esa forma de capitalismo salvaje”. Así lo dicen, como que si realmente lo quisieran hacer. Pero,  igual, cuando después de mendigar, tienen las cuotas de poder que el sistema  les concede, no hacen nada o no hacen gran cosa. De tanto transe en el parlamentarismo, de tanto bla, bla , bla en las campañas electorales han perdido la práctica de hacer las cosas fundamentales a favor de las mayorías: no hacen nada y lo que hacen es para favorecer más el neoliberalismo.

Por eso le ponen tapaderas al pasado, se aplican  tapones en los oídos para negar que los clamores del pueblo no existen, y se sujetan vendas para afirmar que no hay destellos de un futuro liberador. Por eso son bomberos sociales. Quieren un pueblo manso que no mire el pasado y que no oiga en el presente. Que el pueblo no piense críticamente ahora y, por supuesto, y que no actúe hacia el futuro.

Abril es un buen mes para recordar que este presente de dolor tiene mucho que ver con lo que hicieron en el pasado esos mensajeros del olvido. Abril es un buen mes para tirar todas las telarañas, tapones y ataduras -de las manos y de los pies-  y comenzar de nuevo a caminar y caminar, abriendo brecha hacia la Liberación Social Hacia el Socialismo (LS).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: