Galería

Una prueba más de la culpabilidad de Posada

11 Ene

JUICIO AL TERRORISTA CHÁVEZ ABARCA

 

MAYTÉ MADRUGA HERNÁNDEZ

Ante las más modernas técnicas aplicadas por nuestros peritos, el terrorista salvadoreño Francisco Chávez Abarca reconoció verdades que desde hace muchos años sabíamos los cubanos. 

Se confesó culpable de reclutar, adiestrar y financiar a ciudadanos guatemaltecos y salvadoreños para continuar sus acciones terroristas.
Se confesó culpable de reclutar, adiestrar y financiar a ciudadanos guatemaltecos y salvadoreños para continuar sus acciones terroristas.

Ante la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana, Chávez Abarca se confesó culpable de reclutar, adiestrar y financiar a ciudadanos guatemaltecos y salvadoreños que viajaron a Cuba a finales de los noventa para continuar instalando artefactos explosivos, tal como él mismo había hecho previamente en hoteles de la capital cubana.

Declaró que quien lo reclutó para planear y ejecutar los atentados terroristas ocurridos en 1997, fue el mismo Posada Carriles, quien hoy solo es juzgado en el Paso, Texas, por mentirle a autoridades federales estadounidenses en trámites migratorios, y no por sus crímenes.

En el programa especial Las razones de Cuba, transmitido ayer por la televisión cubana, se pasaron fragmentos del juicio a Chávez Abarca, en el cual se encontraban varios testigos, entre ellos Giustino di Celmo, padre de Fabio di Celmo, asesinado por manos terroristas en el hotel Copacabana.

“A Posada me lo presentó mi jefe, el hijo del dueño de mi trabajo en los talleres Mordock”, narró en el tribunal. “Yo debía traer explosivos C-4, ocultos en la plantilla de los zapatos”, y más adelante respondió que esos zapatos, así como el viaje a Cuba, fueron financiados por Posada Carriles.

“Cuando regresé a El Salvador, Posada Carriles me pagó 2 000 dólares por el trabajo”, puntualizó.

También relató cómo en ese país se reunieron con él, en el hotel Radisson, Arnaldo Monzón, Guillermo Novo Sampol, Pedro Remón Crispín y Francisco José Hernández, conocidos criminales de la Fundación Cubano-Americana, donde le pidieron que reclutara a más terroristas para nuevos atentados contra la Isla.

“Posada Carriles y José Ramón Sanfeliú, quien en ese momento era mi jefe, me enseñaron a armar los dispositivos”, explicó.

Ante el fracaso del explosivo en el Hotel Comodoro, se contrató a otro terrorista llamado Raúl Ernesto Cruz León.

“Chávez Abarca me propuso venir a Cuba y poner unos artefactos en los lobbys de los hoteles, específicamente en el hotel Copacabana, el día 4 de septiembre. Escogí este hotel porque está cerca de una cadena de hoteles, y podía movilizarme rápido y colocar una mayor cantidad de explosivos”, declaró ante el mismo tribunal Cruz León.

Posada Carriles expresó en una entrevista en 1998, que el terrorista Raúl Cruz León fue contratado por alguien bajo su mando, por lo cual nunca tuvieron contacto directo.

Aunque los abogados de Posada alegan que por detalles técnicos su defendido no puede ser juzgado por los actos terroristas en La Habana, las respuestas de Chávez Abarca ante el tribunal, demuestran todo lo contrario.

Al estrado fueron llamados a declarar testigos de los siniestros, como Chang T. Álvarez, jugador de ajedrez, quien con solo 13 años, encontró el artefacto explosivo en el hotel Comodoro, y Santiago Álvarez, instructor de buceo que halló mortalmente herido a Fabio di Celmo en el Copacabana.

También declaró Otto René Rodríguez Llerena, quien colocó una bomba en el hotel Cohíba en 1996, y reconoció que fue reclutado para ese atentado por un ciudadano llamado Ignacio Medina, que no es otro que Posada Carriles.

Ante la pregunta sobre la bomba puesta en el avión de cubana procedente de Barbados, Chávez Abarca señaló: “cuando yo le hice referencia de que ellos habían celebrado la bomba del cartero, me comentaron que ellos habían derribado un avión”.

El terrorista reconoció además su implicación en el atentado en Panamá, en el 2000, contra el Comandante en Jefe Fidel Castro, organizado por Posada Carriles.

Chávez Abarca fue capturado en julio del 2010, en Venezuela, cuando entraba ilegalmente a ese país para preparar intentos desestabilizadores contra el Gobierno venezolano del presidente Hugo Chávez.

http://www.granma.cu

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: