Ordenan primera mujer sacerdote

8 Ene

Rosa Irma Guerra, la primer mujer ordenada como sacerdotiza Episcopal, es acompañada por Juan Pablo Alvarado, Roberto Castro Castro y Manuel Esteban Osorio, nuevos Diáconos, al momento de ser consagrados por los Obispos Medardo Gómez y Martín Barahona, de las iglesias Luterana y Episcopal, respectivamente. Foto Diario Co Latino/Ricardo Chicas Segura
Rosa Irma Guerra, la primer mujer ordenada como sacerdotiza Episcopal, es acompañada por Juan Pablo Alvarado, Roberto Castro Castro y Manuel Esteban Osorio, nuevos Diáconos, al momento de ser consagrados por los Obispos Medardo Gómez y Martín Barahona, de las iglesias Luterana y Episcopal, respectivamente.

La iglesia Episcopal Anglicana ordenó como sacerdote a la primera mujer  salvadoreña dentro de la congregación.

Rosa Irma Guevara de Alvarado, hizo sus votos frente al Obispo Martín de Jesús Barahona, el máximo representante de la Iglesia en El Salvador y en la región centroamericana.

Tras seis años de preparación, entre los que pasó por un proceso de discernimiento, conocimiento de las bases de la congregación, estudios de teología y luego de someter su solicitud a consideración del obispo, este miércoles pasado, Guevara de Alvarado se ordenó como reverenda.

“Es un privilegio sentir que yo estoy llamada a servirle al Señor en este ministerio como mujer ordenada”, dijo de Alvarado, momentos antes de ser consagrada como la primera salvadoreña ordenada en el país.

En El Salvador y en muchos lugares del mundo, lo tradicional es que los cargos religiosos: diáconos, sacerdotes, pastores, Obispos, u otros, sean ejercidos por hombres, en la Iglesia Católica Romana y en las Iglesias evangélicas.

Según el obispo Barahona, la Iglesia Episcopal Anglicana es inclusiva y no hace diferencias entre hombres y mujeres, por tanto todos y todas pueden optar por cualquier cargo en el que sientan la vocación de servir.

Este proceso data de hace treinta años, cuando posterior a diversas deliberaciones dentro del seno de la iglesia, se comenzó la ordenación de mujeres porque consideraron que todos y todas pueden ser llamados por el Espíritu Santo, ya que este no hace diferencia de géneros.

Las órdenes en las que los miembros de la congregación pueden servir son: el diaconado, que significa la consagración al servicio del prójimo, el presbiterado que es el sacerdocio y el obispado.

Barahona explicó que en El Salvador ya ordenó a dos mujeres, pero que ambas son estadounidenses.

También en la congregación hay mujeres procedentes de todo el mundo que ejercen sus ministerios en diversas regiones.

En la ceremonia participó el Obispo de la Iglesia Luterana, Medardo Gómez, quien explicó que dentro de su iglesia también hay mujeres que ejercen el sacerdocio.

“En nuestra iglesia hay mujeres salvadoreñas ejerciendo como sacerdotes”, explicó el prelado. En la región, Gómez representa la mayor autoridad dentro de la iglesia luterana, por tanto es el encargado de tomar las profesiones de fe a los nuevos religiosos y religiosas.

Según dijo, tanto su congregación, como la Episcopal Anglicana tienen un acuerdo para compartir el púlpito y el altar, pues “su identidad es ecuménica”, es decir universal y la relación entre ambas es fraternal.

Esta disposición fue aprobada a nivel mundial según explicó el religioso. “Pero aquí en El Salvador, en las ordenaciones tanto de los pastores luteranos como los episcopales, participamos los dos obispos, de tal manera que la bendición sacerdotal y episcopal la tienen de las dos iglesias”, indicó.

La iglesia Episcopal Anglicana surgió en Inglaterra, a raíz de la ruptura entre el Rey Enrique VIII y el Papa, cuando este último se negó a concederle el divorcio para contraer nuevas nupcias.

La iglesia Luterana nació a partir de la reforma impulsada por Martín Lutero, quien afirmaba que la fe es suficiente para lograr la salvación y quería cambios dentro de la Iglesia Católica, tales como el matrimonio de los sacerdotes y la posibilidad de que las mujeres ejercieran los ministerios.

Aida Alvarado, miembro de la Iglesia, afirma que todas las iglesias históricas, es decir, la Episcopal Anglicana, la Luterana, la Católica Romana, surgieron el día de Pentecostés.

Este acontecimiento es el que relata el libro de Hechos de los Apóstoles, en el Nuevo Testamento, cuando el Espíritu Santo se manifestó a los doce seguidores de Jesucristo y a su madre María.

Nelly Miranda, una reverenda episcopal de Guatemala, que tomó sus votos hace 8 años, cree que la iglesia es inclusiva y permite que la mujer pueda servir a Dios a través del ministerio del sacerdocio. “Yo serví en una iglesia tradicional, pero no había ordenación de mujeres, entonces no podía ejercer un ministerio como aquí”, explicó.

La nueva reverenda expresó satisfacción por su ordenación: “Lo que más me llamó la atención es ser mujer, la iglesia nos da la oportunidad de servir como mujeres ordenadas y yo creo que en la iglesia hay tanto trabajo que hacer y eso es lo que más me ha llamado la atención”.

“Somos una iglesia que incluye a todos y a todas, y a la mujer le da toda clase de oportunidades. Todos los espacios jerárquicos que hay en la iglesia están abiertos para las mujeres”, dijo Barahona.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: