Colonia e “independencia” en Centroamérica. Deuda pendiente por desmitificar desde la academia (parte 2)

4 Sep

Ramón D. Rivas

Sin más las ideas políticas de Jean – Jacques Rousseau influyeron en gran medida en la Revolución francesa, en el desarrollo de las teorías  liberales y en el crecimiento de  nacionalismos. Este pensamiento, vemos, que va a influir en toda América en los movimientos independentistas. Importante es de mencionar que Centroamérica, a principios del siglo XIX, queda en medio de dos áreas independizadas: por una  parte, México al norte y la Gran Colombia de Bolívar al sur que incluía, Venezuela, Perú, Ecuador y Bolivia. Esto influye para que se llegara a la conformación del Acta de Independencia el 15 de septiembre de 1821. 

Es de mencionar que para la llegada de la Independencia no había ningún plan de gobierno, y la realidad era que, o se independizaba Centroamérica o era absorbida por México o la Gran Colombia. Matías Delgado va a Wasghinton a entregar a El Salvador a Estados Unidos  y lo hace ante esta situación y llega a los Estados Unidos con el argumento que él solo buscaba el desarrollo industrial y la modernización del país y que este solo se podía lograr cuando una potencia extranjera tomaba bajo su protección a un estado más débil. Matías Delgado era de la opinión que la única forma de industrializar y modernizar a este pequeño país era poniéndolo bajo la tutela de una potencia dominante. 

Y es que el proyecto de independencia fue propiamente de los criollos; había  miedo, no querían seguir pagando impuestos a la madre patria, además tenían sus propios intereses económicos y políticos. 

La Independencia trajo  consigo un enorme conflicto entre qué tipo de gobierno se iba a crear; y al final se decidió por el sistema político de Estados Unidos, un gobierno de tipo federal, siendo Guatemala la capital. 

Por su parte, la Iglesia católica, por ser parte de un sector aristocrático no veía con buenos ojos la influencia del liberalismo y de la secularización de la sociedad; y como era un sector ilustrado, alfabetizado, tuvo gran presencia en la política ocupando sus clérigos papeles importantes en los movimientos independentistas y luego hasta  de diputados. 

Antes y después de la Independencia no existían ejércitos nacionales, ya que era una república federal, eran los caudillos terratenientes con su sequito de armados  y milicias los que defendían sus causas. 

El que Inglaterra y Holanda tuvieran, a través de la piratería y el contrabando, una influencia poderosa en la región y que Estados Unidos se declara protector de todo el continente fue determinante. 

La doctrina Monroe se sintetiza en la frase “América para los americanos”, que fue elaborada por  John Quincy Adams y atribuida a  James Monroe en el año 1823. 

La doctrina estaba dirigida principalmente a las potencias europeas con la intención de que los  Estados Unidos no tolerarían ninguna interferencia o intromisión de las potencias europeas en América. 

En 1823 inicia la República federal de Centroamérica y persiste hasta más o menos 1838.  Después cada quien agarra por su rumbo. 

En ese período se crea una constitución; y se trata de una constitución propiamente criolla, inspirada en principios liberales. Hay que definir de qué tipo de Independencia hablamos, pues, de manos de España se pasa a manos de Inglaterra y Estados Unidos. 

Y no es que Centroamérica tenga importancia a nivel económico. El valor que le dan las potencias  es como istmo ubicado entre los dos océanos, lo que da la posibilidad de construir un canal interoceánico. 

Hay que recalcar que los próceres nunca tuvieron un proyecto de nación. Estos, en su mayor parte hacendados, tenían claros sus propios intereses: acceder a su poder y reemplazar a los peninsulares. 

Aquí, en Centroamérica, no hubo guerra de independencia como pasó en Colombia o en México; no había nada que defender, puesto que era la parte más pobre del imperio español. 

La verdadera  guerra de Centroamérica sucedería en la campaña de 1856 y 1857 cuando las parcelas se unen para enfrentar el filibustero William Wolker, en Nicaragua, con lo cual los pueblos centroamericanos hacen valer su soberanía y dignidad de país en la conformación mundial de la época.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: