Las condiciones objetivas para avanzar están dadas, las subjetivas, en cambio están atrasadas.

1 Sep

Las condiciones objetivas para avanzar están dadas, las
subjetivas, en cambio están atrasadas. El deber es contribuir
a elevar estas últimas a través del impulso de una estrategia
de liberación hacia el socialismo
Las condiciones subjetivas para avanzar en el camino de la revolución social están
atrasadas con respecto a las condiciones objetivas. Sin embargo, hay gente que ha
comenzado a preguntarse acerca de la lentitud o ausencia de los cambios prometidos
por el presidente Mauricio Funes y el partido que lo postuló. Se mencionan, además, las
actitudes tímidas y vacilantes de ambos, gobierno y partido, para enfrentar con certeza
la ofensiva reaccionaria que día a día toma forma y fuerza. El gobierno y el partido, ni
juntos ni cada uno por su lado, hacen nada. Así, mientras el neoliberalismo sigue
haciendo de las suyas, el gobierno rehúye al compromiso hostórico y politico de sumarse
al ALBA, y, sin ningúna vergüenza, se hace silencio al pueblo hondureño. Los cambios
modestos del programa no se avizoran, y mucho menos los históricos y políticos que El
Salvador necesita.
Analizar la dinámica política en sus detalles, desenmascarar a los protagonistas es, sin
duda importante. Sin embargo, cuando esas narrativas y/o descripciones no se apoyan
en el análisis de clase, no contribuyen a elevar y fortalecer la conciencia política a
niveles superiores. Se la mantiene a niveles básicos, sin hacer el esfuerzo de promover
el conocimiento de las fuentes de clase que originan y nutren a la política. Así tampoco
no enriquecen la participación en la acción política, con nuevos métodos y formas de
lucha (es decir, teoría y práctica= praxis). Es decir, praxis consecuente. Por su parte, el
oportunismo de derecha (el revisionismo) que ahora predomina, estimula el
pensamiento reformista y la práctica unilateralmente electorera, haciéndole creer al
pueblo que el parlamentarismo que transa posiciones es la esencia de la lucha política.
Los revisionistas son los modernos mercaderes de los intereses del pueblo y son los
eficientes bomberos para sofocar los estallidos sociales.
Analistas que recién venían aconsejando la separación de gobierno y partido en la
gestión gubernamental, ahora parecen preocupados porque tal separación apunta hacia
el divorcio. Otros, más sinceros, apuntan las deficiencias pero todavía creen que la
unidad pueblo-gobierno es lo más recomendable. Lo más importante es preguntarse por
qué tanto el gobierno como el partido FMLN asumen eas actitudes vacilantes y t9ímidas;
se muestran tan deficientes
El reto para los movimientos revolucionarios alternativos es impulsar el desarrollo de las
condiciones subjetivas a través de la estrategia de liberación hacia el socialismo. El
apoyo incondicional de las estrategias desviadas no es el camino. El desafío es cómo
impulsar y fortalecer la estrategia consecuente con líineas y políticas acertadas con
respecto a la coyuntura, el gobierno y el FMLN. Y, al mismo tiempo, el análisis de clase
sin cuartel del accionar político de los grupos reaccionarios y de las otras tendencias
desviadas.

día 93, EL SALVADOR.

Las condiciones objetivas para avanzar están dadas, las

subjetivas, en cambio están atrasadas. El deber es contribuir

a elevar estas últimas a través del impulso de una estrategia

de liberación hacia el socialismo.

Tomado de: Revista AHORA – Agosto-2009.
Las condiciones subjetivas para avanzar en el camino de la revolución social están atrasadas con respecto a las condiciones objetivas. Sin embargo, hay gente que ha comenzado a preguntarse acerca de la lentitud o ausencia de los cambios prometidos por el presidente Mauricio Funes y el partido que lo postuló. Se mencionan, además, las actitudes tímidas y vacilantes de ambos, gobierno y partido, para enfrentar con certeza la ofensiva reaccionaria que día a día toma forma y fuerza. El gobierno y el partido, ni juntos ni cada uno por su lado, hacen nada. Así, mientras el neoliberalismo sigue haciendo de las suyas, el gobierno rehúye al compromiso hostórico y politico de sumarse al ALBA, y, sin ningúna vergüenza, se hace silencio al pueblo hondureño. Los cambios modestos del programa no se avizoran, y mucho menos los históricos y políticos que El Salvador necesita.
Analizar la dinámica política en sus detalles, desenmascarar a los protagonistas es, sin duda importante. Sin embargo, cuando esas narrativas y/o descripciones no se apoyan en el análisis de clase, no contribuyen a elevar y fortalecer la conciencia política a niveles superiores. Se la mantiene a niveles básicos, sin hacer el esfuerzo de promover el conocimiento de las fuentes de clase que originan y nutren a la política. Así tampoco no enriquecen la participación en la acción política, con nuevos métodos y formas de lucha (es decir, teoría y práctica= praxis). Es decir, praxis consecuente. Por su parte, el oportunismo de derecha (el revisionismo) que ahora predomina, estimula el
pensamiento reformista y la práctica unilateralmente electorera, haciéndole creer al pueblo que el parlamentarismo que transa posiciones es la esencia de la lucha política.
Los revisionistas son los modernos mercaderes de los intereses del pueblo y son los eficientes bomberos para sofocar los estallidos sociales.
Analistas que recién venían aconsejando la separación de gobierno y partido en la gestión gubernamental, ahora parecen preocupados porque tal separación apunta hacia el divorcio. Otros, más sinceros, apuntan las deficiencias pero todavía creen que la unidad pueblo-gobierno es lo más recomendable. Lo más importante es preguntarse por qué tanto el gobierno como el partido FMLN asumen eas actitudes vacilantes y t9ímidas; se muestran tan deficientes El reto para los movimientos revolucionarios alternativos es impulsar el desarrollo de las condiciones subjetivas a través de la estrategia de liberación hacia el socialismo. El apoyo incondicional de las estrategias desviadas no es el camino. El desafío es cómo impulsar y fortalecer la estrategia consecuente con líineas y políticas acertadas con respecto a la coyuntura, el gobierno y el FMLN. Y, al mismo tiempo, el análisis de clase
sin cuartel del accionar político de los grupos reaccionarios y de las otras tendencias desviadas.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: