¿El ‘paciente cero’ de la gripe porcina?

29 Abr

MADRID.- La Gloria, un pequeño pueblo del estado de Veracruz. Marzo de 2009. Los estornudos y la fiebre se extienden entre una parte importante de sus 2.500 habitantes. Éste podría ser el origen de la epidemia de gripe porcina que afecta ya a cuatro continentes. Y Edgar Enrique Hérnandez, un niño de cinco años de esa población, ha sido identificado ‘oficialmente’ como el primer afectado por el virus H1N1. Nada está claro. Hace unos días las autoridades sanitarias de México aseguraban que el origen del brote se identificó en Oaxaca el 13 de abril. Ahora, las miradas se centran en La Gloria y, en particular, en un pequeño que todavía sigue tosiendo. Su madre, María del Carmen, lamenta que se esté culpando a su hijo y se muestra desconcertada. En declaraciones a ‘The New York Times’, esta mujer explica que hace tiempo su casa fue fumigada y que, tras tomar varias muestras de la garganta del pequeño, se descartó la presencia del virus H1N1. A pesar de ello, el mismísimo gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, se personó en la casa de los Hernández para visitar a Édgar. Horas después, y sin comunicárselo a la familia, daba a conocer a los medios que el niño había dado positivo al virus de la gripe porcina. Se desconoce si el brote de gripe que sufrieron los habitantes de la Gloria corresponde al mismo virus que ha generado la epidemia actual. Pero, lo cierto es que aquella cepa tuvo la suficiente virulencia como para causar la muerte de dos niños. Sea como fuere, el pequeño, considerado ahora como ‘paciente cero’, no fue el primero en sufrir gripe en su pueblo. Miguel Ángel Lezana, director del Centro de Epidemiología y Control de Enferemdades de México, ha asegurado que su caso es tardío, puesto que se detectó a principios de abril, cuando otros ciudadanos ya habían sido diagnosticados de gripe (estacional o porcina, todavía no se sabe). Cómo se fue descubriendo La existencia de una epidemia de gripe estacional especialmente virulenta saltó a los medios mexicanos hace semanas pero nada parecía indicar que el virus era diferente al de otros años. Fue el Gobierno de Canadá quien alertó al de México de la presencia de una rara cepa A/H1N1 en su territorio. Entre finales de marzo y principios de abril las autoridades mexicanas informaron del alarmante número de casos de gripe que se registraba en el país. Entonces, pensaban que se trataba de una gripe común y lanzó una campaña de vacunación para proteger a la población. Pero, las fechas poco habituales en las que comenzaron los contagios (lo normal es a finales de año) y la muerte de algunas personas hacían pensar en algo más virulento. Mientras que el país azteca afrontaba la que pensaban era la epidemia anual de gripe, un turista canadiense aterrizó en su país y poco después empezó a mostrar fiebre, tos, dolor de cabeza y articular… Los médicos le diagnosticaron que su enfermedad había sido generada por el virus de la gripe porcina y Canadá se lo comunicó a México. Según el Secretario de Salud mexicano, José Ángel Córdova, los expertos sanitarios de su país no podían saber qué tipo de virus era ya que no poseen la tecnología necesaria para hacerlo. Por eso, las muestras fueron enviadas a Estados Unidos y Canadá. Para entonces, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ya habían localizado siete casos, todos ellos niños y adolescentes que se recuperaron sin problemas. Pero algo no encajaba. Desde 2005, en EEUU se habían registrado 12 casos de gripe porcina y todos estaban relacionados con el contacto con cerdos. Los análisis realizados por los CDC concluyeron, el día 21 de abril, que el virus implicado en todos ellos era nuevo. Se cree que el brote comenzó el 18 de marzo pero la epidemia no saltó a la prensa internacional hasta el viernes 24 de abril. El Gobierno de México anunció la presencia de una nueva cepa de gripe porcina, la misma que en EEUU. La noticias se extendieron igual de rápido que el virus y poco a poco fueron surgiendo sospechas en diferentes países: Colombia, Costa Rica, Chile, Nueva Zelanda, Australia, Reino Unido, Italia, España… Hasta el momento, más de un centenar de personas podría haber muerto a causa de la gripe porcina en México, el país más afectado. Ritmo que supera con creces el de la temida gripe aviar, que en seis años ha dejado 257 muertes y 421 afectados. La Organización Mundial de la Salud ha activado el nivel 4 de alerta sanitaria (en una escala de uno a seis) y Estados Unidos ha declarado el estado de emergencia de salud pública. También, algunos países han prohibido la importación de carne de cerdo procedente de estos dos estados, aunque no hay peligro de contagio por esa vía.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: